Manita del Munich ante el Fortuna Düsseldorf

Este sábado se jugó la jornada numero 29 del campeonato alemán. En esta ocasión, el Allianz Arena recibió al equipo F95 de la ciudad de Düsseldorf. Se esperaba mucho de este encuentro, pues, por un lado el Bayern está muy cerca de acariciar por octava vez consecutiva el campeonato alemán, y su deber es distanciarse lo que más pueda del segundo equipo de la tabla, el Borussia de la ciudad de Dormund. Por el otro lado el equipo del Norte de Westfalia buscaba sumar puntos para salir de la zona de descenso, después de dos años en primera división busca mantenerse en el campeonato élite del fútbol alemán.

Así saltaban los dos equipos al terreno de juego.

El partido prometía mucho desde el principio, a los 4 minutos ya teníamos registrada una llegada de cada equipo, sin embargo con cada segundo que pasaba, esa paridad iba atenuándose; cada vez más la superioridad del equipo local sobresalía, no es casualidad que las estadísticas mostraran al final del partido un 69% de posesión para el equipo Rojo.

Sin embargo, no sería sino hasta los 14 minutos de partido que llegaría el primer tanto del Bayern y la primera polémica del partido. Kimmich jugando como extremo hace un pase al centro del área, donde se encontraba Müller, este hace un centro que aterriza Gnabry con la cabeza y Pavaard dispara. El tiro no iba hacia portería, y si nadie hubiese tocado el balón la esférica no hubiera entrado. Sin embargo el balón se estrelló en el defensa Zanka del Fortuna Düsseldorf y fue gol para el equipo local. Lo curioso es que tanto los medios oficiales como las casas de apuestas le dieron el gol al lateral francés, cuando realmente fue un autogol.

Kimmich -que fue lateral con la selección alemana y con el Bayern- estaba jugando de 5, y ahora hacía un pase como si fuera extremo, Müller ignorando su carrera como delantero recibía como un 5 para cruzar la esférica al otro lado de la cancha y que el mediocampista izquierdo recibiera como delantero por derecha para que al fin, el lateral derecho metiera el gol. Una locura total que solo puede ser comparable a las veces que el alfil hace de peón o de torre en el ajedrez.

El equipo rojo ha metido gol en 27 de los 28 partidos de esta liga, exceptuando el 0-0 contra el Leipzig el nueve de febrero. Sin embargo esto no quedaría aquí, pues 14 minutos después, al minuto 28 Pavaard de cabeza anunciaría el segundo gol del partido, desmarcándose de los defensas y ganando por altura la pelota disputada. Con este gol empezaba a materializarse aquella estadística que dice que en esta liga 2019/20 el Bayern tiene un promedio de 2.89 goles por partido.

A los 42 minutos llegaría el tanque polaco a protagonizar el encuentro, Robert Lewandoski marcaría el tercero gol de la noche. Este gol contó con 15 pases del equipo local antes de entrar en el arco. Con un taco increíble, el nueve del equipo haría un pase a Kimmich, este último entrando en las fauces del arquero le daría el balón a Müller quien rápidamente se la devolvería al polaco que terminaría la acción con un estupendo remate. Mismos actores del primer tanto, diferentes posiciones. Si algo se le puede admirar al entrenador Flick es la poli-funcionalidad de sus jugadores, para hacer un juego efectivo y con resultados.

Con este gol, el Bayern supera su marca personal de mas goles por temporada, en la liga 1973/74 hizo 83 goles el equipo alemán. Con el gol del polaco en esta temporada los bávaros llegaron a 84, rompiendo un nuevo récord. Así se cerraba el telón en la primera mitad.

Dentro de la segunda mitad, solo se pueden destacar tres minutos que fueron, la estocada final que acabó el encuentro antes de los noventa minutos: El minuto 49 que tuvo nuevamente como actor principal al referente 9 del Bayern, quien ante un excelso pase de Gnabry realizó una acción de taco que pasó por entre las piernas del portero Kastenmeier y entró en la portería rival, un autentico golazo. Con este gol el delantero polaco iguala su racha goleadora de la temporada 2016/17 de 43 goles, en ese caso los hizo en 47 partidos mientras que, en esta oportunidad, los logró en 37 ocasiones.

Finalmente, el quinto llegaría al minuto 51 en donde el joven canadiense de 19 años, Alphonso Davies en una acción individual eludiría a 3 defensas y marcaría el ultimo tanto del partido.

Parece que la fortuna le sonríe otra vez al equipo de Munich, pues se encuentra a diez puntos del Borussia Dormund a solo cinco fechas de terminar el campeonato, esperando visitar el sábado al Bayern Leverkusen en el Bayarena, mientras que el Düsseldoorf empieza una carrera contra el tiempo, tiene 450 minutos para salvar la categoría o caer en el intento, empezando el próximo Sábado contra el Hoffenheim de local.

Comentarios de Facebook

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.