Zidane: un hombre de fútbol y una leyenda

Todos recordamos a aquel Zidane de jugador, un tipo sereno al momento de comunicarse, pero todo un mago cuando tocaba la pelota y nos invitaba a admirar su talento y genialidad, que juntaba con esa agilidad mental que podría resolverte un partido en cualquier momento.

Pero ese es un brochazo de ‘Zizou’ como jugador, porque ahora como entrenador mantiene ese perfil de hombre sereno y sobre todo conciliador, una cualidad que lo convirtió en el histórico entrenador que ganó tres Champions League, y que forma parte del grupo selecto y exclusivo de jugadores y entrenadores que lo han ganado en ambas posiciones. Un hombre sumamente efectivo en los momentos importantes, un hombre que en las finales se crece. Un tipo frio que no se achica ante la situación; no lo hizo como jugador, ahora menos como el líder de un equipo.

Ahora bien, la mayoría nos preguntamos con el Zidane entrenador, si es un genio absoluto o si su flor es la que hace que haga lo que haga y que le termine saliendo bien, es por esto, que el francés volvió para 2019, a su segunda etapa en el club blanco, donde ha regresado con nuevas ideas, nuevos planteamientos y alineaciones, que no son sencillas de adivinar porque alterna a los jugadores de la plantilla, lo que genera la incógnita si sale cada día con lo que su intuición le dicta o según el nivel de sus jugadores conforme a los entrenamientos.

Inicialmente vimos el modelo Zidane tipo que es el 4-3-3, pero al final de su primera etapa gustaba de sacar un 4-2-3-1; ahora ha probado con 5 defensas (lo hizo en el final four de la Supercopa), usar 4 mediocampistas y en otros momentos juntó hasta 5 mediocampistas para controlar mucho más el centro del campo y generar una transición más rápida entre defensa y ataque.

Yo creo que Zidane sabe perfectamente lo que hace y por qué lo hace, es por eso, que la forma en que el francés administra el equipo, y cómo busca mantener enchufado a cada miembro de la plantilla, sin excepción, que se sienta importante, y esto se logra con competencia y la exigencia que genera portar la camiseta del Real Madrid, sobre todo en un vestuario plagado de egos, y estrellas en el que solamente juegan ’11’, no es nada fácil.

Ahora mismo, hemos visto el resultado de las decisiones de Zidane, y el resultado es que está en juego La Liga, quedan 6 partidos, con 1 punto de diferencia al Barça (podrán ser 4 ganando al Getafe y 7 ganando al Athletic Club), y con una línea de 5 partidos ganados desde el reinicio de la competición, lo que le sitúa en el liderato de la Liga y que le da la razón al galo en sus decisiones; y sobre todo viendo cómo lo está haciendo Quique Setién en el Barça, La Liga pinta de color blanco y acento francés.

En conclusión, Zidane sí que se ha reinventado, sabe que el fútbol debe transformarse pero sobre todo debe ganar títulos y llenar la vitrina del club para seguir haciendo crecer su historia y aumentar su leyenda… Quizás superará al gran Miguel Muñoz quien logró 14 títulos, porque ‘Zizou’ ya tiene 10 trofeos en su palmarés; TODA UNA LEYENDA.

Comentarios de Facebook

0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.