Loader
 

¡Cristiano, no te vayas nunca!

¡Cristiano, no te vayas nunca!

Ervin Bello
ervinb19@hotmail.com

Cristiano Ronaldo ha sido acusado por muchos de vanidoso y chulo, pero las personas solo observan la fachada del futbolista portugués, lo cierto es que si vas más allá de lo que dicen, encontrarán una admirable historia de lucha y sacrificio para lograr el éxito que hoy vemos.

Cristiano celebrando la Euro 2016.

Cuando hablamos de salto, potencia, regate, gol, cabeza, patada, liderazgo, y que no se amilana a nada, hablamos de Cristiano Ronaldo. Pensé que escribir sobre Cristiano seria fácil en el momento en que escogí el tema, pero no fue tan sencillo. Ahora bien, está columna tiene una dedicatoria para Luz Adriana J., sé que esta columna le hará feliz pues describo a su jugador favorito y que admira como me lo ha mencionado varias veces cuando hemos hablado de fútbol y en especial del Real Madrid.

Desde muy pequeño se le veía a Cristiano con un balón en los pies. Su infancia no fue sencilla, pues sus compañeros se burlaban de él porque su padre limpiaba las letrinas de los vestuarios para ganarse la vida. A los 11 años tuvo que marcharse solo a Lisboa, para perseguir su sueño de convertirse en futbolista tras haber fichado por el Sporting.

Allí, Cristiano estaba solo. Pero el fuego de su sueño lo mantenía firme para alcanzarlo. Durante su paso por el Sporting entrenaba hasta altas horas en el gimnasio, y trabajaba mucho más que sus compañeros, era persistente y ambicioso. Cristiano era un futbolista especial. Su talento estaba a otro nivel. Rápidamente resaltó como un jugador diferente, habilidoso y capaz de hacer maravillas con el balón. A los 17 años ya había debutado en Primera, lo había conseguido.

Cristiano en un partido con el Sporting de Lisboa (2003).

Cristiano se convirtió en el primer jugador del Sporting en pasar por los juveniles, el equipo filial y el primer equipo en la misma temporada. Su ambición y hambre de gloria era enorme. Había nacido una estrella, un líder para Portugal.

Era el año 2003, el Sporting jugó un partido amistoso contra el Manchester United y el joven portugués llamó la atención de Sir. Alex Ferguson, quien logró el traspaso del futbolista ese mismo verano ante la insistencia de algunos de sus jugadores que quedaron asombrados ante el talento descomunal y del que sabían que marcaría una nueva época para los ‘Red Devil’s’.

Cristiano Ronaldo en un partido de Premier League con el Manchester United (2007).

En el equipo de Manchester, Cristiano portó el “7” que le hizo leyenda y se convirtió en uno de los mejores jugadores del mundo. Cristiano permaneció en el club durante 6 temporadas donde logró 3 Premier League, 1 Copa de Europa y 1 Mundial de Clubes. Se ha ganado la admiración del mundo por ser un ejemplo de superación. No se le conoce ningún vicio. De hecho jamás bebe alcohol y tampoco tiene tatuajes.

Su regate, desequilibrio y su velocidad desarmaba cualquier defensa en solo cuestión de segundos, y su disparo, de larga distancia especialmente, derrotó semana tras semana a arqueros de la talla de Jens Lehmann o Petr Cech . Los ‘Red Devil’s’ eran una máquina, impulsados justamente por el portugués, su extremo izquierdo.

Siendo uno de los mejores futbolistas del mundo. Cristiano fue distinguido con el premio al Mejor jugador de la Premier League en 2007 y 2008, así como Deportista portugués del Año. En la temporada 2007-08 se hizo acreedor de la Bota de Oro, el Balón de Oro, y el FIFA World Player en 2008, su año dorado con el equipo de Manchester.

Cristiano recibiendo su bota de oro en 2008.

Su ex-compañero Patrice Evra cada vez que es entrevistado y le preguntan sobre el portugués, cuenta la anécdota con Río Ferdinand donde dejaba claro su espíritu competitivo y esa hambre voraz por ser el mejor:

“Una vez Cristiano estaba jugando al ping-pong con Ferdinand y Río le ganó. Todos nos pusimos a gritar y se notaba que Cristiano estaba molesto. Tras eso mandó a su primo a comprar una mesa de ping-pong, estuvo entrenando dos semanas en casa y después ganó a Ferdinand delante de todos. Así es él, por eso no me sorprende que quiera ganar más Balones de Oro, o que quiera ganar el Mundial”, mencionó el francés.

Era el verano de 2009, Florentino había regresado al Real Madrid y con él una nueva ilusión. Cristiano fue presentado como nuevo jugador del Real Madrid procedente del Manchester United por una cifra que rondaba los 96 millones de Euros. Fue la transferencia más costosa hasta ese momento en el fútbol mundial. Comenzaba el Real Madrid de Cristiano Ronaldo.

Cristiano el día de su presentación con el Real Madrid (2009).

La Liga española le costó trabajo porque tuvo una lesión complicada en su tobillo y siempre tuvo que salir a demostrar quién era, la exigencia era máxima, pues ya era una gran estrella, tenía que justificar el dinero que habían desembolsado por él, y sobretodo porque debió enfrentarse también con la etapa del Barcelona de Guardiola y Messi, en una competencia feroz y que sorteó de una forma magnifica.

El ex-directivo madridista Jorge Valdano, en una entrevista años posteriores manifestó:

“Cristiano trabaja por encima de cualquier circunstancia que lo rodee. Si gana el Balón de Oro, al día siguiente se entrena. Si no lo gana, también. Si gana un partido, al día siguiente está entrenándose. Si no lo gana, también. Si renueva su contrato, al día siguiente se entrena. Si no lo renueva, también. Fíjate que todo lo que digo son condicionantes que afectan mucho a un deportista, pero en su caso no ha habido ni un solo día que se lo haya tomado para respirar y decir que ha conseguido alguno de esos objetivos”.

Su etapa dorada en el Real Madrid finalizó el 10 de julio de 2018. El portugués, con 33 años, dijo adiós a la casa blanca tras nueve temporadas. Se puso fin así a una historia con 450 goles en 438 partidos con la elástica blanca, terminando como el máximo goleador histórico del equipo merengue, logrando dos Ligas, dos Copas del Rey, dos Supercopas de España, cuatro Champions, tres Supercopas de Europa y tres Mundiales de Clubes, para un total de 16 títulos.

Cristiano con su cuarta Champions con el Real Madrid (2018).

Por cierto, el portugués se ha convertido en un jugador más completo en ataque, domina todas sus facetas, siempre buscando la posibilidad de jugar de espaldas al arco contrario y con espacio por delante. Cristiano no deja su esencia y seguirá siendo un jugador con hambre de gloria y, en especial, de goles.

El luso a sus 35 años de edad es sin duda una estrella y sobretodo uno de los más grandes futbolistas de la historia junto a Pelé y Maradona, una leyenda viviente.

¡Cristiano, no te vayas nunca! ¡Hala Madrid y nada más!

¡SIUUU!

Ervin Bello.

Comentarios de Facebook

0
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.