Loader
 

Un ave fenix llamado Millonarios

Un ave fenix llamado Millonarios

Soyelespinosa
Ander_espinosa@hotmail.com
Millonarios

Derrotas por 1 – 2 vs Pasto, 1 – 1 vs Cúcuta, 2 – 2 vs Equidad, 1 – 4 s Jaguares, 2 – 1 vs Boyacá Chicó, 0-0 vs Santa Fe y 1 – 2 vs Medellín; éste fue el inicio para Millonarios en éste, cuanto menos, atípico año para el fútbol colombiano. Difícil comienzo para un Alberto Gamero que fue presentado el pasado 10 de diciembre de 2019 y que desde el inicio siempre demostró algo y fue amor por la institución azul.

Con pasado en Millonarios y participación directa en la estrella 13, llegó a Bogotá con una difícil tarea; cubrir el puesto que dejaron Miguel Ángel Russo y Jorge Luis Pinto, quienes tuvieron grandes resultados en temas de títulos y de puntos conseguidos. Aterrizó en la capital quizás en el tramo económico más complicado para el fútbol local en muchos años y tuvo que dejar ir a jugadores base del equipo como Wuilker Fariñez, Hansel Zapata y el mismo José Guillermo Ortiz. La situación se veía complicada, con un Santiago Montoya apenas terminando su recuperación luego de su infortunada lesión, un Cesar Carrillo que lleva más tiempo incapacitado que en las canchas y un puñado de jóvenes canteranos el panorama no era nada prometedor para un técnico que si se ha caracterizado con algo es que definitivamente es alguien de procesos.

La hinchada embajadora con el pasar de los resultados, malos resultados -llegando a estar en la posición 18 para la fecha 10- fue ejerciendo una presión que para muchos es necesaria y para otros no. Dudas y más dudas fueron rodeando el trabajo del profesor Gamero debido a que, poco a poco, se fue perdiendo la columna vertebral de la formación. Con cambios recurrentes en el arco con sus dos incorporaciones, defensores con experiencia pero poca conexión juntos, un Jhon Duque que fue perdiendo el nivel que lo tenía perfilado para selección Colombia y un frente de ataque totalmente desconocido, el camino de Millonarios en la Liga estaba totalmente descarrilado.

Mucho se cuestionaba en el ámbito local que las soluciones fueran los de siempre: Juan Camilo Salazar y Eliser Evangelista Quiñones, jugadores que para muchos ya pasaron su época dorada en el equipo y cuando ingresaban realmente no estaban aportando mucho más. Un Salazar que parecía tener la cabeza aún en Argentina y un Eliser que mostraba más ganas que calidad. Todos éstos factores juntos llevaron a una crisis que se sentía en lo institucional, en lo anímico y en todos los aspectos que rodeaban al equipo. Puntos perdidos en casa en los últimos minutos, lesiones recurrentes, banca con pocas alternativas y un Gamero a quien se le iban nublando las ideas llevaron al equipo a un abismo del que, afortunadamente, supo salir.

 

UN ANTES Y UN DESPUÉS

 

3 - 0 vs Nacional. Fecha 17

Cortesía, Dimayor

 

Con resultados como el 2 – 0 vs América y el 3 – 0 contra Nacional, Millonarios actualmente tiene una envidiable racha de 10 partidos invicto en el torneo local, los cuales lo dejan con una pequeña luz para la última fecha del “todos contra todos”.

¿Qué cambió en éste Millonarios?

Hambre de resultados, ambición, garra, coraje, honor, fe, unión, llámenlo como quiera, pero me gustaría resumirlo en “Esto es Millonarios”. Sacar la casta que tiene ser parte de uno de los equipos más laureados del país, con seguidores en cada rincón -mención especial para Buenaventura-, con la hinchada más grande del país, con historial de grandes figuras vestidas con la camiseta azul. Ésta plantilla ya se dio cuenta en qué institución está. Al día de hoy hay una base inesperada, pero que brinda una tranquilidad de cara al futuro.

Cuando hablamos de procesos; hablamos de Gamero. Tomó su tiempo pero la mano del profe comenzó a verse con la inclusión en el 11 titular de jugadores canteranos como Stiven Vega, que de la mano de Duque y Silva se convirtió en el jugador más regular del equipo actualmente, un rebelde Emerson Rivaldo Rodriguez que hace que recordemos a Santiago Mosquera en sus inicios en Millonarios y un Juan Esteban Moreno que tapa como si tuviera 100 partidos en primera. Con ellos se forja la columna de un Millonarios que encontró en otros jugadores el mejor complemento, con un Mackalister Silva quien es el jugador más experimentado y por ende agarra el timón del barco, un Arango que está recordando sus mejores momentos liderando el ataque y un Diego Godoy que encontró en la lateral izquierda su lugar en el mundo.

 

El kinder de Gamero

La lista es larga, afortunadamente. Breiner Paz y Andrés Llinas siendo una muralla en el medio campo, Stiven Vega perfilándose para ser el próximo gran líder del medio campo, Juan Camilo García que en los pocos partidos que ha jugado ha demostrado que merece la confianza del cuerpo técnico por la tranquilidad e inteligencia que juega, Andrés Felipe Román siendo dueño de la banda derecha, Juan Camilo Salazar que cuando tiene cabeza fría es de los jugadores más importantes del ataque, Kliver Moreno que viene de ser figura de la sub 20, Emerson Rivaldo siendo el más desequilibrante del ataque y por último Jorge Rengifo y Diego Abadía que están esperando su oportunidad de brillar. Todos ellos son Millonarios, el alma, la entrega, la esperanza y la ambición de un equipo que supo reinventar su manera de jugar.

Cortesía, Win Sports

 

Actualmente el equipo está en la décima posición de la Liga BetPlay y con un partido por disputar, deberá esperar hasta el cierre del día domingo para saber si todo éste esfuerzo le dará para entrar a las finales del fútbol colombiano. Eso sí, para los hinchas, pase lo que pase el fin de semana no hay nada que reprocharle al equipo, encontró la manera de poner todas las condiciones a su favor y a base de fútbol y coraje en éste momento podemos decir, que gracias a los veteranos y a los jóvenes; hay Millonarios para rato. Todo es un proceso.

Comentarios de Facebook

0
No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.