A ritmo de Stones, el City consigue su tiquete a Wembley

El partido de la semifinal de la Copa de la Liga en Inglaterra, que enfrentó a los dos equipos de la ciudad de Manchester, se definió 2-0 a favor de los dirigidos por Guardiola y así defenderán su corona frente al renacido Tottenham de José Mourinho.

El derby #184 de la ciudad de Manchester esta noche tendría un toque especial, en esta oportunidad se enfrentaban United y City, en Old Trafford para definir la escuadra que tendría la oportunidad de disputar el trofeo de la Carabo Cup – EFL, el próximo 25 de abril en el mítico Wembley. Los ‘Citizens’ buscaban su cuarta final consecutiva mientras que los ‘Reds’ saltaron al campo con la intención de poner fin a la “maldición de las semifinales” que los han dejado por fuera de tres competiciones al llegar a esta instancia durante la presente temporada. Para hacer frente a semejante reto, con novedades en ambas porterías, tanto Solskjaer como ‘Pep’ dispusieron a los siguientes inicialistas:

Dean ha estado esperando jugar en este campo durante muchos años y está bien preparado.Solskjaer sobre la inclusión de Dean Henderson en el once inicial.

Posterior al minuto de silencio en homenaje al desaparecido Collin Bell, y con la indicación del viejo conocido Martin Atkinson, el City fiel a su filosofía salió a imponer condiciones desde el inicio, acomodándose en el medio campo de su rival. Sin embargo, fue el United el equipo que ofrecería la primera emoción del partido por medio de Marcus Rashford: la zaga del City que se vió sorprendida con la jugada del inglés, cuyo remate fue bien contenido por el arquero estadounidense, Zackary Steffen, pero que encontraría destino positivo de arco con el toque del defensa central. Con la molestia del atacante del United, el línea levantó su bandera y la anotación fue anulada. Primer susto para los de Pep.

El partido durante la primera parte tomaría el tinte de un encuentro de boxeo entre dos rivales que conocen sus debilidades y se defienden a través del ataque, pues, después de haber sido anulado el gol de Rashford al minuto tres, fue la oportunidad del City de inquietar el arco rival por medio de Ilkay Gündogan, quien anotó después de un brillante circulación de balón, que hizo recordar los inicios de Pep como entrenador ciudadano, pero que infortunadamente también sería anulado por la vía del fuera de juego. Apenas transcurría el minuto 5 de partido y ya había dos anotaciones anuladas, lo cual indicaba la intensidad con la que ambos equipos salieron a jugarse el paso a la final.

Marcus Rashford fue el jugador más punzante del United durante la primera parte

A pesar de la buena ocupación del campo por parte del Manchester City, el United durante buena parte del primer tiempo ejerció una fuerte presión ante la salida de los ‘Citizens’, producto de ello fue el remate de Bruno Fernandes que exigió al joven arquero estadounidense y con una tremenda atajada impidió la caída de su valla. Salvada providencial del buen arquero formado en el fútbol universitario de Estados Unidos.

Durante la primera parte en Old Trafford se vio un gran espectáculo a nivel táctico: mientras el City intentaba salir tras la apertura de espacios en la línea rival, por medio de pases laterales, reinicio de juego y pases de ruptura, el United lo hacía por medio de pases frontales a un toque siempre buscando a sus atacantes en campo del City, con lo cual, ambas zagas se vieron bastante exigidas.

[adsense]

 

Con el paso de los minutos el United le cedió la iniciativa al City, que alcanzó una posesión del 69% durante la primera parte, y se replegó eficazmente en ¾ de cancha, al momento de defender, combinando con la presión alta de inicio de juego, impidiendo la salida del cuadro ciudadano y arriesgándose al contragolpe al quedar mano a mano con los atacantes del City.

En una de esas jugadas de contragolpe bien dirigida por Sterling, De Bruyne intentó un remate frontal desde el borde del área que se estrelló en el palo la mano izquierdo del arco defendido por, el debutante en Old Trafford, Dean Henderson, que a pesar de la buena estirada había quedado sin opciones claras de frenar el remate. Nuevo susto para los dueños de casa.

Kevin De Bruyne con su remate al palo en el primer tiempo

El City es un equipo que nos tiene acostumbrados a las largas posesiones, reinicios de juego y cambios constantes de frente y cuando parece que no avanzará, aparecen sus jugadores rápidos por banda como Sterling, o en esta ocasión, Phil Foden, que le imprimen ese toque picante al ataque. En una brillante jugada de esas que parecen que llevaban mil años pasándose el balón, apareció Foden, pisó el acelerador y se coló en el área, recibió y metió el balón por le medio de las piernas de Henderson pero, cuando parecía que por fin se abriría el marcador, nuevamente la bandera del línea en alto indicó que se debía reiniciar el juego por fuera de lugar. Los arcos habían sido vulnerados pero el marcador continuaba en cero.

Después de anulada la anotación de Foden, la presión, la generación de fútbol y la búsqueda, sin fortuna, de anotar fue toda del City, a pesar de ello, tal vez la buena disposición defensiva del United o la mala elección a la hora de finalizar la jugada por parte del visitante, que al llegar al borde del área de Henderson lanzaron en repetidas oportunidades centros poco claros, no se abrió el tanteador en la primera parte.

El niño consentido de Pep: Phil Foden

El segundo tiempo inició con la misma intensidad del partido, a diferencia del primero fueron los de casa quienes salieron a buscar a sangre y fuego el arco rival. Una fuerte entrada de Fernandinho sobre la banda izquierda, al minuto 48 de juego, Martin Atkinson señaló la falta que le permitió a los dirigidos por Solksjaer pisar el área rival. Parecía que el United abriría el marcador pero se enfrentó a una noche excepcional de la defensa del City (Stones, Dias y Zinchenko) que supo controlar la llegada. 

Como en la primera parte, los golpes venían y se devolvían, ahora era la oportunidad del City de abrir el marcador, también, por medio de un tiro libre producto de una falta de Scott McTominay muy cerca del área defendida por el United. A diferencia del cobro anterior, los de Guardiola encontraron por medio de John Stones el gol que abrió el marcador y los ponía en la final del próximo 25 de abril. La mala referencia en defensa tras el cobro le permitió tocar el balón con el muslo al defensa ciudadano para abrir el marcador. Sin embargo, ante la revisión del VAR hubo dudas de que fuera válido y nadie celebró de más. 

Ruben Dias y John Stones celebran la primera anotación del City

El gol le permitió al Manchester City consolidarse en el juego pues, tras el golpe, el United perdió el orden que lo caracterizó durante la primera parte y se crearon pequeños cortocircuitos que impideron su progresión. Por momentos, el City de Guardiola le entregó el balón al equipo de casa esperando el momento para contragolpear y aprovechar los nuevos espacios que aparecieron producto del adelantamiento de las líneas del United.

El City supo replegarse y asomarse cuando quiso, y se evidenció al minuto 83 tras un cobro de esquina que fue rechazado por la defensa del United y el balón le quedó frontal a Fernandinho, que un tremendo derechazo ubicó el balón en la esquina inferior del arco para poner cifras concretas al resultado.

Después de eso y hasta el pitazo final, el City se dedicó a descansar con la circulación de balón, acelerando de cuando en cuando para buscar el arco rival y de esa forma alejar el peligro de la cabaña protegida por Steffen, que tras el primer gol no tuvo mucho trabajo.

Gran juego del Manchester City, sintetizado en las palabras de ‘Pep’: “Estamos jugando mejor. Hemos encontrado más pases, encontrándonos unos a otros, todos los jugadores juntos después del juego. Cuando alguien defiende, se felicitan. Es un grupo de chicos. Es impresionante, cuatro veces seguidas en la final.” Una gran ocasión que les puede permitir igualar al Liverpool, y convertirse en uno de los máximos ganadores del torneo con 8 trofeos. Gran cita en Wembley.

FICHA TÉCNICA

Estadio: Old Trafford

Resultado: Manchester United 0-2 Manchester City

Árbitro: Martin Atkinson (9.0)

Anotadores:

Manchester City: John Stones (50′), Fernandinho (83′)

Tarjetas:

Amarillas:

Manchester United: Fred, Shaw.

Manchester City: Fernandinho, Cancelo.

VAR: 8.5

Comentarios de Facebook

0