Liverpool vs Man. United: sin ventaja y sin cambios en la tabla

Señoras, señores, niños y niñas sean todos bienvenidos al Derbi Inglés No. 205: Liverpool recibía al Manchester United, en la fecha 19 de la Premier League, con el condimento especial de ver al United en lo más alto de tabla por primera vez desde el 2013, año en el que ganaron el título de la mano de Sir Alex Ferguson. Adicionalmente, los de Klopp salieron a ampliar la racha de invictos que han logrado en Anfield: 67 partidos sin caer como locales en liga. El mejor local contra el mejor visitante.

Los Liverpudlians con varias novedades, especialmente en defensa, producto de las lesiones que los han afectado, presentaron en la zaga al capitán Jordan Henderson acompañando al utilitario volante central Fabinho como protectores de la línea de fondo. Asimismo, el suizo Xherdan Shaqiri y el español Thiago Alcántara salieron como titulares al gramado de Anfield Road.

Por su parte, Ole Gunner Solskjaer presentó un once más consolidado con un equipo que se podría enumerar de memoria.

SE ABRE EL TELÓN…

El partido más interesante de la jornada atravesó por varios momentos, concordantes con la intensidad de cada una de las escuadras. Para la primera parte, el momento de mayor tranquilidad para los Red Devils fue entre el pitazo inicial y el minuto 2, corto momento en el que los dirigidos por Ole Gunner Solksjaer, recostaron su juego por la banda derecha de la mano del francés Paul Pogba, que hoy tuvo, tal vez, el partido en el que más tocó la pelota en mucho tiempo. Aunque no fue determinante a la hora de marcar, jugó todo el encuentro y fue una tímida alternativa para el equipo de la visita ante la intermitencia de su jugador estrella, Bruno Fernandes.

El francés Paul Pogba no fue determinante para el United pero jugó todo el partido

En cuanto al dueño de casa, los cambios obligados en defensa cuentan con movimientos y variantes interesantes que le brindan la tranquilidad a Klopp de no sufrir más de lo necesario en defensa. A pesar de contar con el joven Rhys Williams como defensor central natural, el adiestrador germano se la jugó para cubrir esa posición con dos estandartes del equipo como son Jordan Henderson y el brasileño Fabinho, volantes centrales acostumbrados a contar con espacio y respaldo en su posición, tarea que hoy contó con el trabajo del experimentado Thiago Alcántara, posiblemente la mejor contratación de toda la Premier para esta temporada.

El volante central brasileño Fabinho se consolida en la zaga Red

Durante la primera parte el trabajo de los Reds estuvo enfocado en la posesión de la pelota y ocupación de espacios en campo rival, enfrentando una densa línea defensiva planteada por el United al borde del área propia, un esquema que hizo imposible las aproximaciones reales por parte del tridente atacante de Klopp (Mané, Firmino y Salah) y facilitó el trabajo del arquero español De Gea.

Está disposición en el campo por parte de la visita, obligó a los dueños de casa a alternar entre las diferentes variantes conocidas para incomodar al rival pues, por momentos el guión determinó la apertura de la cancha a través de cambios de frente, que de eso entre Robertson y Alexander- Arnold saben un montón, y los balones largos a espaldas de la defensa en busca hoy de los jugadores rápidos puestos por banda por el entrenador alemán, buscando siempre generar caos defensivo en el Manchester United. 

En el transcurso de la primera parte, casi hasta el minuto 40, fue interesante ver como el Liverpool ejerció una presión alternada, es decir, le cedió la posesión en salida a los defensas centrales del United y presionó con uñas y dientes a los mediocampistas en cuanto recibían el balón, con lo cual, obstaculizaron la salida de los Red Devils y reiniciaron el ataque en el medio campo del rival, convirtiendo a Allison en un espectador de lujo ante la soledad imperante en Anfield.

Solamente, y con el atenuante de haber caído en 7 fuera de lugar durante la primera parte, al minuto 32 el intermitente Bruno Fernandes tuvo la oportunidad de rematar directo al arco por medio de un tiro libre muy cerca al área. El remate, para fortuna de Liverpool, salió desviado pero no sin antes ofrecer un buen susto a toda la parcialidad Red.

Poco fútbol y mucha impotencia hoy para el portugués

Sobre el final del primer tiempo, United encontró la manera de controlar los embates del local y eso le permitió descansar con la pelota mientras le plantó una serie de obstáculos a los atacantes de Liverpool lo más lejos posible del arco defendido por De Gea. Con ello, lograron alejar el riesgo y ejercer el dominio de la pelota hasta el final de la primera parte.

UN SEGUNDO AIRE

Con la venia de Paul Tierney, que hoy lució poco e imparcial, inició la segunda parte del encuentro que mostró dos situaciones interesantes para el partido: el cambio actitudinal y táctico del Manchester United, lo que le dió un nuevo aire al encuentro, alternando el protagonismo de los equipos.

Liverpool no realizó cambios en su esquema, manteniendo la intención e intensidad de ejercer presión y posesión en campo rival, sin embargo, la nueva disposición del United le permitió al equipo de Solskjaer sostener el cero y por medio de pases de seguridad evitar el acoso de Liverpool y encontrar espacios para Pogba, Wan-Bissaka y el sorprendente Shaw, que estuvo sólido en defensa e incisivo al ataque.

Buen partido de Luke Shaw: sólido en defensa e inquietante en ataque

A pesar del segundo aire que encontró el partido, que se hizo de ida y vuelta, las oportunidades frente a los arcos fueron escasas y las más claras fueron bien controladas por las defensas o los arqueros, en especial en las manos del brasileño Becker, arquero al servicio de Liverpool, que fue determinante salvando a los Reds al minuto 75 y al 83 ante los remates de Fernandes de cabeza y el disparo a quema ropa de Paul Pogba que pudieron desequilibrar el placard en favor del United.

Cierto es que Liverpool de la mano de Jurgen Klopp ha convertido a Anfield Road en su fortaleza inexpugnabl, pero a qué precio. A pesar de ser un equipo insistente en ataque sus jugadores poco rematan directamente al arco. Solamente, el pasado partido contra el Crystal Palace, en el que ganaron 7 x 0 tuvo un resultado en el que anotaron más de un gol. Desde ese partido, jugado el 19 de diciembre de 2020, Liverpool anota máximo un tanto por partido; haciendo la salvedad que en los 5 partidos disputados en todas las competencias desde ese día, le convirtió 4 a la Sub- 23 del Aston Villa, datos preocupantes para los Reds.

Con el empate de esta noche no hay cambios en la tabla, por lo menos entre United y Liverpool, que cierran la jornada en primer lugar con 37 puntos, los Red Devils, y 34 puntos en el tercer lugar los Liverpudlians, resultado que conviene al City de Guardiola que aguarda en el cuarta plaza con 32 puntos y dos partidos menos. ¡Hermosa Premier League!

FICHA TÉCNICA

Estadio: Anfield Road

Resultado: Liverpool 0 – 0 Manchester United.

Árbitro: Paul Tierney (8.5)

Tarjetas:

Amarillas:

Liverpool: Shaqiri, Fabinho.

United: Rashford.

VAR: No se usó.

Comentarios de Facebook

0