Eternamente ‘Mono’ Burgos

Es difícil no relacionar a Germán Adrián Burgos con la historia del Atlético de Madrid, tanto como jugador fue importante siendo participe del ascenso y como protagonista de un anuncio comercial indicando el regreso del Atlético de Madrid a primera división, en su etapa como segundo entrenador particularmente que estuvo marcada por varias presencias como técnico principal por las múltiples sanciones que ha recibido Diego Simeone. Además, que dentro de la figura de German Burgos se ve un tipo cercano al recoge pelotas y agradable siempre y cuando no se meten con él o con los de él, si cometen ese error no esperen un sujeto agradable si no un pitbull furioso.

Empecemos por el hombre que llegó en 2001 cuando el Atlético estaba en segunda división de la mano de Luis Aragonés, ambos procedentes del Mallorca. Arribó con un único objetivo: ascender al colchonero a Primera División, título que logró al final de la temporada 01/02. Una vez subió, permaneció en el Atlético de Madrid hasta la temporada 03/04, durante esos años logró cultivar un gran cariño con la afición colchonera teniendo una manera particular de ser con su vestimenta que consistía en una gorra con el escudo del club, camisa manga larga con las mangas remangadas por los codos, pantalón largo con medias rojas largas a la altura de las rodillas cubriendo los pantalones, sumándole a esta vestimenta sumándole su pelo rubio largo y masticando chicle, una actitud siempre de dar la cara, de reponerse siempre.

Habrá un recuerdo siempre para la afición colchonera, fue el penal que le detuvo a Luis Figo, adivinó el lado a donde lo lanzó el portugués, pero fue con tal potencia que Burgos no alcanzó a poner las manos pero sí la cara, dicho impacto lo dejó con una hemorragia nasal, al final jugó el resto del partido con algodones en sus fosas nasales. Con esa forma de ser cerró su ciclo en el Atlético de Madrid y como futbolista en el verano del 2004, siendo el club madrileño su último.

Pero esta historia de romance entre el Atlético de Madrid y Burgos no había terminado, pues el 23 de diciembre del 2011 volvió al Atlético de Madrid como segundo entrenador de Diego Pablo Simeone, desde su llegada se supo que seria un segundo entrenador distinto y así lo fue, tanto Simeone como él dirigían ese carro, ambos se complementaban, si Simeone era sancionado Burgos organizaba el partido y lo dirigía como si fuese el técnico.

Entre los que más resaltan son dos, la final de la Europa League 2017/2018 y la Supercopa de Europa en la edición 2018/2019. Su contrato como segundo entrenador se negociaba aparte y no como se hace normalmente que se negocia a la par que el director técnico, el único con el peso suficiente en el Atlético de Madrid para hacerlo, como segundo entrenador en el cuadro colchonero dio para que ese romance Burgos y afición se fortaleciera y no solamente con títulos, ya que el Atleti tiene una afición diferente que no solo se alimenta de logros, también de gestos y estos se pueden ver en como el seguir manteniendo esa amistad con los recogepelotas del Atleti, como defendía a sus jugadores, staff o cuerpo técnico de los insultos, gestos  o reclamos de otros técnicos.

Así fue el caso de la pelea contra Roger Schmidt, que encaró a Simeone, entró Burgos y con un fuerte insulto lo dejó impresionado, también Mourinho que se quejó de un personal del Atlético de Madrid  en un derbi en el Santiago Bernabéu en el cual Mourinho le dedica un gesto a Burgos y este al final responde “Yo no soy Tito, yo te arranco la cabeza”, o también con Julen Lopetegui en un derbi en el cual se quejaba de Simeone constantemente, al final Burgos en silencio se para, lo mira masticando su chicle con una cara de 34 recién cargada, algunos dicen que le perdonó la vida sin pronunciar una sola palabra; también si le tocaba encarar a los suyos por defender lo que es lo hacía como fue el caso en el último partido de liga entre el Atlético de Madrid y el Barcelona en la que Adrián Lopez salió enfadado por ser sustituido y reclamaba, Burgos no dudó en encararlo, no pasó a mayores y los colchoneros celebraron el título de Liga después.

Si quieres tener un amigo dentro del fútbol, que sea un German Adrián Burgos, que pudo triunfar en la música, que puede ser un hombre distinto con sus múltiples cambios de apariencia o que puede probar un producto como las Google Glass y después no saber ni mas de ellas, él siempre te defenderá y criticará cuando lo necesites, pero lo mas importante te enseñará a cómo ser el mejor en lo que haces. Por esto y mucho mas, Eternamente Burgos, espero que triunfes como técnico y como llegaste de la mano de dos hombres que son los más ganadores con el Atlético de Madrid, espero que vuelvas al cuadro colchonero como técnico, pues qué sería de este romance sin una tercera parte.

Comentarios de Facebook

0