La sociedad Barrera – Andrade firma los tres puntos para Nacional

Atlético Nacional venció 2 -0 a un tímido Boyacá Chicó en el Atanasio Girardot. Un partido en el que la falta de definición del equipo local fue el especial de la noche. El verde paisa dejó algunas preguntas sobre el futuro del equipo; sin embargo, Guimarães defiende el estilo de juego que quiere imponer en el equipo. Ante la mirada atónita de los hinchas por el planteamiento de Alexandre Guimarães para el partido de esta noche inició la primera parte del partido en el que Atlético Nacional recibió a Boyacá Chicó.

En el papel la nómina de Nacional debía imponerse a su similar boyacense pues, cuenta con nombres con mayor experiencia, títulos y galones en el balompié nacional, sin embargo, como alguien dijo la semana pasada, ya no se gana de nombre o de camiseta y Boyacá Chicó a pesar de llegar al Atanasio Girardot en la decimoquinta plaza, le hizo difíciles las cosas a los dueños de casa, por lo menos en defensa.

A continuación las nóminas que saltaron al gramado del Atanasio Girardot:

Primera parte: monólogo verdolaga

El juez central, Wánder Mosquera, dio inicio al partido entre antioqueños y boyacenses, válido por la quinta jornada del rentado colombiano. Como era de esperarse, el equipo verdolaga salió a imponerse desde el inicio, haciendo valer el peso de su nómina y su localía. Guimarães, fiel a lo que viene haciendo en este Nacional, salió a buscar el partido poniendo un doble nueve, el capitán Jefferson Duque y el ‘Loco’ Alvez, junto a Jarlan Barrera como generador de juego y el ‘Rifle’ y ‘Vlacho’ jugando por las bandas.

Durante la primera parte las acciones de peligro corrieron por cuenta del ataque verdolaga, que se destacó, por lo menos durante este partido, por la falta de definición de los jugadores responsables del ataque que no estuvieron finos a la hora de vencer el arco defendido por Pablo Mina, una de las figuras de la noche.

La dupla Duque – Alvez generó muchas opciones que fueron bien controladas por el Chicó.

Boyacá Chicó plantó desde el inicio una doble línea de 4 muy cerca a su arquero, retrocediendo en bloque, otorgándole espacio al local, pero con ello, haciéndole muy difícil el remate o la intromisión en el área al dueño de casa. La atención de sus defensas para apoyar el trabajo del arquero fue fundamental para que el primer tiempo finalizara en ceros. Nacional buscó por medio de transiciones rápidas la apertura del marcador, pero se encontró con una mala noche de sus delanteros, que, en una conjunción de mala definición, mala toma de decisiones o buena lectura del arquero, les hicieron imposible vencer la resistencia del cancerbero caucano al servicio de la escuadra boyacense.

Barrera – Andrade S.A.

Nacional salió a la segunda parte con la misma intensidad de la primera, posicionando en el primer acercamiento al área rival a 7 jugadores en ataque, esperando solamente con Olivera, Mosquera y Rovira como tercer central. Quedando casi mano a mano ante los ataques del rival.

Chicó necesitó 11 minutos para intentar un remate a la portería defendida por Quintana, aprovechando una transición rápida producto de una buena recuperación y en la que, jugando mano a mano contra Nacional en defensa, 3 contra 3, no definieron de buena manera y el balón salió por encima sin mayor peligro. 

La determinación del equipo boyacense de atacar, actitud que casi no se vio durante la primera parte, le facilitó a Nacional jugar filtrando pases, de forma que las progresiones se hicieron más efectivas, sin embargo, a la hora de la definición los llamados a marcar por parte cuenta del local siguieron en deuda. La hinchada desesperada con el empate a ceros después de tantas opciones pedía a gritos la entrada del Ángel heredero.

Sin embargo, en el fútbol cuando el colectivo carece de claridad, basta la aparición del talento, de la lírica que poseen esos jugadores ‘diferentes’ y Jarlan Barrera Escalona, lo demostró esta noche e hizo justicia a falta de 20 minutos con un soberbio zurdazo, que dejó sin posibilidad a Mina, que hasta ese momento era el responsable del empate.  

Jarlan Barrera abrió el marcador al minuto 69 del encuentro.

Con poco por cuenta del visitante y gracias a un error del capitán J. Duque, Boyacá Chicó logró aproximarse a la portería defendida por Aldair Quintana, que por poco se salvó del empate. El fútbol muchas veces no es sinónimo de justicia y muchas veces el resultado se convierte en el más cruel de los mensajeros. A pesar de ello, no se debe perder de vista al talento de aquellos jugadores como el ‘Rifle’ Andrade, quien ha demostrado que siente y respeta la camiseta, y gracias a ello, al minuto 90+1 pone cifras concretas y le da la tranquilidad anhelada a toda la parcial verdolaga.

En un partido que algunos pueden catalogar como atípico por la manera en la que se desarrolló el partido, hay que reconocer el buen trabajo de esta noche realizado por Banguero, que fue importante en ataque, se le vio más punzante en salida. Adicionalmente, también se debe reconocer el trabajo del central Olivera y las sociedades Barrera – Andrade y Duque – Alvez que vienen encontrado el nivel que requiere el equipo.

 

FICHA TÉCNICA

Estadio: Atanasio Girardot

Resultado: Atl. Nacional 2 – 0 Boyacá Chicó

Anotadores: Jarlan Barrera, 69´; Andrés Andrade 90+1´ 

Árbitro: Wánder Mosquera (7.5)

Tarjetas

Amarillas: 

Atl. Nacional: Castro.

Boyacá Chicó: Del Castillo, Mosquera.

 

 

Comentarios de Facebook

0