“Querido Leopoldo,

Lamentablemente de este secuestro no te van a liberar.  Es que en el 79’, por más que sentiste todo el miedo del mundo cuando te llevaron esos militares y te hicieron bajar del auto en ese descampado con la pistola apuntada a la cabeza te dejaron vivir. Pero este virus de mierda, y estos dos años no perdonan. Te llevaron a vos y también al Diego, a Paolo Rossi, a Norman Hunter y a Alejandro Sabella entre tantos otros cracks.

Pero bueno, ahora que van a estar todos juntos les vas a poder contar de tus hazañas y logros. De tus goles en Unión y tus títulos en River, pero sobre todo de lo que hiciste en 1978. En ese Mundial que fuiste clave para que Argentina salga campeón por primera vez. Ese gol que le hiciste a Francia y terminaste jugando con el brazo colgado por la luxación en el hombro. De los otros tres goles que hiciste aparte de ese y eso que jugaste dos partidos menos por la trágica muerte de tu hermano durante la competencia. Igual, esos momentos tristes mejor no revivirlos.

Hay que pensar en positivo, es que ahora vas a poder jugar con el “pibe”. No como esa vez que Maradona debutó en la selección Argentina y Menotti decidió sacarte justo a vos que deseabas más que nadie jugar con él. Ahora vas a poder tirar de nuevo paredes con Diego y, nosotros desde acá, nos las vamos a imaginar, porque nunca te van a poder secuestrar de nuestros corazones.

Te vamos a extrañar por estos lados, Pulpo.”

Alejandro Pantano

Comentarios de Facebook

0