Universidad Católica de Quito goleó a un peleador Liverpool que luchó hasta el final para intentar seguir en Libertadores, pero la efectividad del cuadro local mató sus aspiraciones. Los uruguayos tuvieron ocasiones que no pudieron convertir y les costó muy caro pues los ecuatorianos exhibieron su técnica, velocidad y precisión para acceder a la siguiente fase de la competición continental e ir a un ida y vuelta versus Libertad de Paraguay.

Tévez festeja el primer gol de la noche

Lentinelly tuvo que estar atento, a los 5 minutos del partido, cuando Carabalí ensayó un centro al primer palo y se empezó a notar que la pelota era un jabón pues a pesar del buen drenaje del estadio Olímpico Atahualpa, el balón corría y hacía movimientos extraños en el campo. Así, fue como los locales empezaron a acercarse al arco “negriazul”, lanzando pelotas hacia el área y esperando que Tévez, Alzugaray o Chalá hagan de las suyas.

A los 6 minutos, la salida de un tiro de esquina llegó al talentoso Facundo Martínez que cruzó un centro y terminó en un remate de cabeza de Tévez al poste para avisar que Católica quería golpear primero en el encuentro. Liverpool también entendió que el negocio estaba en las pelotas largas y empezó a lanzar al todo o nada a Ramírez para ver que podía salir. A los 29 minutos, Ramírez tuvo la ocasión más clara de todo el partido cuando la retaguardia ecuatoriana jugó hacia atrás y Minda se resbaló producto de la lluvia, pero Galíndez intuyó el amague del buen delantero uruguayo y salvó su arco. Ocampo, a los 35´también perdió una ocasión cuando Chalá salió mal y Galíndez volvió a salvar.

Walter Chalá y Universidad Católica destejan el 2 – 0

 

El primer tiempo fue de un peloteo incesante, pero intrascendente hasta cierto punto por parte de los locales porque a pesar de enviar varios balones al área uruguaya y de muchos remates de media distancia, no pudieron tener ocasiones claras hasta el minuto 36 cuando, un momento de toque y paciencia del equipo “camarata” terminó en un centro de López, que derivó en varios rebotes y en el último llegó Juan Manuel Tévez para poner la primera conquista del marcador. Enseguida, Alzugaray remató a quemarropa un centro de Chalá que salvó Lentinelly. Poco duraban los milagros en el área de Liverpool, cuando de nuevo López sacó un centró que terminó en los pies de Chalá, quien construyó una pared con Alzugaray y definió para dejar el primer tiempo con ventaja de dos tantos a favor de los locales.

De Los Santos festeja su anotación

Liverpool, se sabía eliminado y tomó la iniciativa del segundo tiempo. Ramírez, a los 47´, remató al primer palo un despejé fallido de Católica, pero de nuevo Galíndez salvó a su equipo. Las ganas de igualar el marcador y la serie, por parte de Liverpool, nos entregaron un partido interesante y emocionante. Candido, Ocampo, Ramírez y Dávila intentaron adueñarse de las acciones del partido enseñando que si se puede proponer en la altura e intentar ganarle a un rival superior. Liverpool no tuvo la misma claridad del primer tiempo y Católica aprovechó para contragolpear, como a los 72´cuando Alzugaray se quedó solo contra el arquero Lentinelly, el cual atajó con oficio al delantero “celeste”. A la salida de esa atajada, se produjo un tiro de esquina, que lanzado por Armas pasó por toda la defensa y llegó De Los Santos a rematar, la estocada final para la visita que intentó hasta el final pero hasta el poste le dijo que no al “Colo” Ramírez.

Universidad Católica avanza de fase y regresa con fuerza después de 41 años sin haber participado en Copa Libertadores de América, goleando por segunda vez, en el mismo escenario en donde consiguió la mayor cantidad de goles en su última participación, por 5 – 0  frente a Emelec.

Ficha Técnica:

Estadio: Olímpico Atahualpa, Quito, Ecuador

Árbitro: Alexis Herrera, quien amonestó a Alzugaray, De Los Santos y Chalá en Universidad Católica; y a Pérez y Fernández en Liverpool.

Resultado: CD Universidad Católica 3 (Juan Manuel Tévez 37´, Walter Chalá 44´Gonzalo de Los Santos 74´) Liverpool Fútbol Club 0

Alineaciones:

Por: Andrés Miño Martínez

@aemino

 

Comentarios de Facebook

0