La revolución de la línea de los tres centrales

En el fútbol, por momentos, parece estar todo escrito y dicho, sin ninguna idea nueva que rompa el molde o sorprenda a los fanáticos. Pero siempre hay alguien atento para reinventarse y descubrir algo nuevo o encontrar en el pasado alguna táctica ya en desuso y traerla a nosotros con su sello personal. Eso es lo lindo que tiene el deporte porque al final cabo todo vuelve y con mejoras que vuelven el juego aún más rico.

Si se quiere se pueden hacer dos grandes distinciones dentro del fútbol, entre la técnica y la táctica, siendo la técnica la parte que involucra la calidad individual de cada jugador y la táctica el sistema de juego o estilo que cada entrenador le da a su equipo, en la que cada táctica, está fundamentada en un esquema o formación que sirve como esqueleto de esa idea del técnico.

Hay muchas formaciones, muchísimas que le dan distintas variantes a un equipo o que van variando a lo largo de un partido. Incluso podemos hablar de esquemas que se ponen de moda como fue el 4-3-3 tras el éxito que tuvo Pep Guardiola en el Barcelona o el 4-2-3-1 por lo conseguido por José Mourinho en el Inter, por nombrar algunos de los ejemplos más emblemáticos y donde en la actualidad solo el tiempo dirá si el español creará otra revolución con el 2-3-5 que por momentos emplea en el Manchester City, la cual recuerda a “la máquina” de River.

Pero, actualmente, el que estaría orgulloso de ver como se difundió la línea con tres defensores y dos carrileros por fuera sería el argentino Carlos Salvador Bilardo. Sin duda el doctor fue, en cierta forma, el creador de este estilo de juego que hoy utilizan una gran cantidad de equipos, basado en un esquema 3-5-2 o 5-3-2 según si se está atacando o defendiendo.

En su momento Bilardo usó esa formación contra Inglaterra, en los cuartos de final del mundial en México 86, donde no solo le sirvió para ser campeón del mundo, sino que en el siguiente campeonato mundial, en Italia 90, muchos tomaron nota de ese estilo y la mayoría lo utilizó.

Carlos Bilardo con la Copa del Mundo

Tras casi 35 años de esa consagración parece que muchos entrenadores han estudiado las ventajas de esa formación y han decidido volver a ponerla en práctica con sus dirigidos.

La situación en Sudamérica

Justamente en Argentina hay que destacar muchos equipos que se han visto beneficiados con esta formación como es el caso de Defensa y Justicia, con Hernán Crespo como entrenador, que se consagró campeón de la Copa Sudamericana tras disputar el torneo de manera brillante.

Así mismo, los dos equipos de Santa Fe, Colón y Unión, los cuales son los únicos invictos hasta el momento de la Copa de la Liga y tanto Eduardo Domínguez como Juan Manuel Azconzábal se basan en el sistema de tres centrales. De igual manera, el sorprendente Central Córdoba o el Argentinos Juniors son otros exponentes fijos de esta variante, así como pudiera decirse que hay otros conjuntos como Rosario Central, Arsenal o Huracán por ejemplo que la han usado circunstancialmente.

Entre los cinco grandes, San Lorenzo no usa la línea de tres centrales y Racing dejó de hacerlo desde la llegada de Antonio Pizzi. En Boca siempre fue muy resistida, tras los malos recuerdos de Ricardo La Volpe y Claudio Borghi, pero tras el buen rendimiento mostrado en el clásico contra River, la mirada de los hinchas cambió y están expectantes sobre la decisión final que tome Miguel Russo.

Por otra parte Marcelo Gallardo no tiene un esquema predilecto, pero empleó la línea de tres en distintos partidos, incluso en duelos trascendentales por Copa Libertadores. Finalmente el caso de Independiente es curioso, ya que Julio Falcioni nunca se decantó por los tres en el fondo, pero ahora encontró un gran rendimiento con un 3-4-3.

Argentina no es el único país que está viviendo esta etapa, ya que si se cruza la cordillera podemos ver otros dos interesantes casos en Chile. El primero es el de Coquimbo Unido que, si bien terminó último en el campeonato local, dio el batacazo al meterse en semifinales de la Copa Sudamericana. Mientras que otro caso para destacar es el de la Unión La Calera que terminó segundo en el campeonato, consiguiendo además la clasificación a la Copa Libertadores.

Luego, en Uruguay, hay tres equipos que se acostumbraron a jugar con un líbero y dos stopper que son Fénix, River y Montevideo Wanderers, a diferencia del campeón del Clausura del torneo uruguayo, Liverpool, el cual lo usó en algún encuentro como recurso.

Semifinales de la Copa Sudamericana, Defensa vs Coquimbo

Más al norte del continente sudamericano no encontramos muchos ejemplos, pero los que hay son contundentes. En Ecuador por ejemplo está el caso de Independiente del Valle, equipo que viene teniendo muy buenos desempeños a nivel internacional y que en sus últimos partidos, su técnico Renato Paiva está implementando el 3-5-2.

En cambio, en Colombia, Hernán Torres Oliveros fue el que confió en los tres defensores para su Deportes Tolima siendo uno de los líderes del campeonato, mientras que por su parte, Junior y Atlético Nacional dispusieron de ese esquema táctico en alguna ocasión.

El fútbol brasilero merece un párrafo aparte, ya que con la capacidad para pasar al ataque de sus laterales no necesitan de los carrileros por afuera y mantienen la línea de 4 defensores como una máxima.

¿Qué ocurre en Europa?

En el viejo continente hay ejemplos de sobra para analizar con este boom de la línea de tres defensores, donde un caso emblemático ya es el de Antonio Conte que hoy gobierna la Serie A con un margen de seis puntos sobre su escolta. El actual técnico del Inter está fijado con el 3-5-2 y lo ha impuesto en todos los equipos donde estuvo.

De igual manera, siempre en Italia tenemos a Gian Piero Gasperini que puso a la Atalanta en planos internacionales con su 3-4-2-1 característico, lo cual lo llevó a ser uno de los equipos que más goles convierte. Así mismo, otros conjuntos también se decantan por los tres centrales, teniendo por ejemplo la Roma y la Lazio entre los de mejor andar, con un conjunto como el Hellas Verona como revelación usando esta táctica, además del Torino, la Fiorentina o el Genoa por mencionar otros conjuntos.

En España está el Barcelona de Ronald Koeman como principal exponente, el cual tras un arranque irregular y con varias críticas, el técnico neerlandés encontró en la polifuncionalidad de Frenkie De Jong la solución a sus problemas imponiendo un 3-4-3 pero con muchísima movilidad.

Por otra parte, Zinedine Zidane del Real Madrid siempre que puede juega con un 4-3-3, aunque entendió que para algunos partidos como el de la Champions League frente a la Atalanta, era mejor apostar por un 3-5-2 formación que le dio resultado, mientras que el que no tuvo éxito fue Diego Simeone, ya que el Atlético Madrid quedó eliminado frente al Chelsea, aunque de todos modos le esta sirviendo por La Liga.

Justamente hablando del equipo de los blues, nos encontramos con otro conjunto que resurgió gracias al cambio de su técnico Thomas Tuchel, el cual se encuentra invicto desde su llegada a Londres. Así mismo, en Inglaterra, son pocos los técnicos que se casan con una formación, pero en este contexto varios equipos han empleado la línea de tres en el fondo, teniendo como ejemplo el Leicester, el Wolverhampton el Arsenal o el Brighton.

Si cruzamos el Eurotúnel y llegamos a Francia también vamos a encontrar varios directores técnicos que se identifican con el módulo bilardista. El principal exponente es el recién ascendido Lens, que está quinto en la tabla producto de un muy interesante estilo de juego que toma como base el 3-4-1-2. El Mónaco es otro de los que habitualmente recurre a los tres centrales, mismo dibujo por el que optó Jorge Sampaoli tras su llegada al Olympique de Marsella, mientras que el Metz, el Strasbourg o el Saint-Etienne son otros equipos que se pueden destacar y que forman parte de esta corriente.

Por otro lado, quien hizo el camino inverso fue el Lyon, que tras eliminar al Manchester City y a la Juventus por la Champions League en la temporada pasada con un 3-4-3, en la actualidad su entrenador, Rudi García, prefiere emplear una línea de 4 jugadores en el fondo.

Franck Haise, entrenador de Lens

Finalmente, y para cerrar con las cinco grandes ligas europeas, en Alemania hay dos ejemplos claros de esta revolución. Uno de ellos, es el Red Bull Leipzig, equipo quien marcha como escolta de la Bundesliga y hace rato juega con tres en el fondo, mientras que el Frankfurt está teniendo una gran temporada y encuentra fundamentos en el estilo de juego de Adol Hutter de usar una formación en este estilo en su retaguardia. Por otro lado, tanto el Unión Berlín, de gran campaña, como el Hoffenheim o el Stuttgart pueden ser otros ejemplos a nombrar.

Con este recorrido por Sudamérica y por los campeonatos más importantes de Europa podemos ver así como descubrir la manera en que el fútbol se revoluciona a partir del pasado y como muchos quieren copiar o mejorar ese éxito gracias las nuevas tecnologías que nos proporciona este deporte.

Lo cierto es que nunca hay que dar por sentadas ciertas ideas, porque más allá de las modas del momento siempre habrá un nuevo revolucionario que le dé un giro total al mundo de las tácticas el cual nos genere nuevas emociones a todos los estudiosos del fútbol.

Comentarios de Facebook

0