30 C
Cúcuta
agosto 18, 2019
Fan One Sport

Comenzó la era del ‘Tata’ Martino

Si algo distingue de forma cristalina y profunda al fútbol mexicano es la vorágine y el caos. La etapa del Profe Osorio al frente del seleccionado mexicano, evidentemente, no fue la excepción. Y luego de múltiples rotaciones y ataques de la prensa muy cercanos a la frontera con la xenofobia, Juan Carlos Osorio cedió el banquillo tricolor a Gerardo el ‘Tata’ Martino.

Para no perder la pintoresca costumbre, el ‘Tata’ fue señalado y atacado, incluso antes de asumir el cargo: que no conoce la idiosincrasia del futbolista mexicano, que fracasó en Barcelona, que iba a traer un sinfín de jugadores naturalizados, que hay mejores entrenadores en el medio local que él. En fin; una plétora de argumentos pueriles y sin mucho razonamiento detrás.

Puede ser que a Martino no le interese el desarrollo del fútbol mexicano, ni dejar cimientos para que se edifiquen estructuras que permitan ubicarlo en la élite del deporte. Y la realidad es que a nadie en el seno de la Femexfut le interesa. Al DT del tricolor se le contrata con una sola pretensión en mente: romper el maleficio del esquivo y anhelado quinto partido.

Y es que ese es el gran pendiente del seleccionado mexicano: trascender en una Copa del Mundo, jugar al menos cinco partidos para crear la ilusión de progreso, de que se está creciendo, aunque los entresijos y las estructuras digan lo contrario.

¿Es Martino el entrenador ideal para conseguir ese objetivo? De lo que había disponible para elegir, sin duda. Su experiencia entrenando monstruos como Messi, Xavi e Iniesta, o al seleccionado argentino. En contraste con los estrategas mexicanos, que no salen al mundo a dirigir ni demuestran capacidades tácticas presumibles.

La era de Gerardo Martino aún está en la etapa del enamoramiento. Todavía las críticas de la prensa no llegan al acostumbrado nivel de exageración y la afición mantiene ciertos niveles de esperanza.

Evidentemente, eso puede cambiar con el paso de las primeras competiciones oficiales. La Copa Oro, ese misterioso torneo que obliga al tricolor a ganarlo, pero que al ganarlo no obtiene ningún tipo de prestigio, es la primera gran prueba del proceso del ‘Tata’.

Curiosamente, los habituales favoritos, además de México, para competir por la Copa: Estados Unidos y Costa Rica están en reconstrucción; así que la teoría indica que el seleccionado del estratega argentino es amplio favorito para ganarla, como decía Lavolpe, «caminando». Ante cualquier escenario distinto, en los medios se pedirá sangre y, seguramente, la cabeza de Martino.

El nivel de exigencia para el ‘Tata’ es, hoy por hoy, bastante alto. La afición ha depositado sus esperanzas en Hirving Lozano, Raúl Jiménez y, quizá, Diego Lainez. Se espera que esos tres futbolistas, conducidos por Martino, sean los proveedores de alegrías, al menos, los próximos cuatro años.

No ganar la Copa Oro o empezar a tener resultados comprometedores en la eliminatoria, incluso en amistosos, pondrán a Martino en las fauces de sus presas, de los Hugo Sánchez o Miguel Herrera en turno, quienes no desperdician oportunidad para venderse como la opción ideal para el tricolor.

Sólo el tiempo y los resultados indicarán si Gerardo Martino ha sido una buena elección o no; sin embargo, hoy por hoy no parece haber una opción sustancialmente superior para el siempre codiciado banquillo del seleccionado mexicano.

Artículos Relacionados

El «Tri» cae en su debut en el mundial Sub-20

Memo

Chivas se desmorona, cayó en Ciudad Universitaria

Memo

Tigres le pone precio a Gignac

Emerson Reyes
Cargando....