El regaño de Gallardo a Juan Fernando Quintero

Si algo ha caracterizado a los equipos argentinos y particularmente al jugador argentino a lo largo de su historia, ha sido su garra y su temperamento dentro de la cancha.

Es algo con lo que nacen y no es negociable. Están acostumbrados a forjar un carácter dentro de una sociedad que impone unos parámetros competitivos en todos los campos de la vida, laborales, profesionales, deportivos, literarios y de todo orden. Está en su gen y su naturaleza luchar hasta el final.

Dicho lo anterior, toda esa rebeldía la han sabido trasladar a los campos de fútbol. Los barras argentinos te perdonan que pierdas, te perdonan que botes un penal e incluso, que botes un gol debajo del arco. Pero jamás te perdonarán que no te entregues ni que dejes todo dentro del rectángulo de juego.

Juan Fernando Quintero es un jugador con una zurda admirable. Da unos pases que a veces parecen trazos delineados con un pincel. Pero es un jugador que no se mete a la candela. Pareciera que eso de ir al frente y adueñarse de la redonda no es con él. Dicho temperamento le pasó cuenta de cobro en Europa. En el Porto no pasó nada con él. En el Mónaco la situación no cambió y en su regreso a Sudamérica en el Independiente Medellín la constante se mantuvo.

El pasado martes en la semifinal de la Copa Libertadores durante el desarrollo del juego en el que se enfrentaban su equipo River Plate y Gremio, su entrenador entró en desespero y cual león impotente dio un rugido que estremeció la cancha de Nuñez directo a los oídos de Quintero: “Hacete cargo”.

Eso, trasladado a la jerga futbolística significa, palabras mas palabras menos, que no estaba sintiendo el partido. Que estaba jugando sin alma y sin carácter. No era la primera vez que pasaba. En el pasado superclásico argentino jugado en la cancha de Boca, Gallardo le hizo las mismas recriminaciones.

Tendrá revancha en el partido de vuelta frente a Gremio, de visitante y con un marcador 0-1 en contra. Si lo ponen, claro está.

Share

Abogado, literatura, filosofía y fútbol.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *