Qatar sería el posible destino de estrella del Bayern

La renovación de la plantilla bávara arrancó a toda marcha

0 55

Los directivos del Bayern Munich alemán anunciaron a mitad de la temporada que se avecinaba una revolución tremenda en la plantilla.
Removieron el mercado desde entonces con el presupuesto que iban a destinar para las incorporaciones.

El mal arranque en la Bundesliga, donde fecha tras fecha veían al Borussia Dortmund escaparse con buenos resultados y buen fútbol, sumado a que era la primera temporada de su actual entrenador Niko Kovac, y la edad tan alta de algunos referentes, iban a terminar siendo un detonante de las decisiones posteriores de la gerencia.

Precisaban un relevo generacional, refrescar la plantilla y traer jugadores de buena calidad para potenciar a los que van de salida; y a su vez, estos ayudarían a los nuevos integrantes transmitiendo su experiencia.

Llegado el mercado de invierno en diciembre, se anunciaba la contratación de un lateral derecho: Pavard. Aquel campeón del mundo con Francia, recordado por su golazo frente a Argentina en octavos del Mundial Rusia 2018.
Pavard llegaba con la responsabilidad de hacer olvidar a una leyenda del club y de Alemania, a Philipp Lahm.
Luego, corría el rumor de una incorporación más, de otro lateral y campeón del mundo con Francia. Diestro, joven igual que Pavard e ideal para el proyecto bávaro: Lucas Hernández.

La dirigencia de Munich se aseguraba así refuerzos jóvenes y con talento para su defensa.
Llegaba el turno para los descartes, aquellos que no cuentan para la próxima campaña y que deben buscar club.

Arjen Robben y Frank Ribéry por años fueron dueños de las bandas derecha e izquierda del Bayern Munich. Curiosamente ambos jugaban a pierna cambiada, pero hacían desastres en las defensas contrarias. El nivel mostrado por ambos fue tan alto, que en 2013 Ribéry fue premiado por la UEFA como el mejor jugador de la temporada 2012-2013 y compitió cabeza a cabeza con Cristiano Ronaldo por el Balón de Oro, sin embargo, el luso ganaría una batalla que a juicio de muchos fue injusta, puesto que el francés hizo todo lo necesario para llevarse el galardón.

De aquellos años de gloria, hoy quedan recuerdos, y tanto Robben como Ribéry han sido relegados en la nómina titular por jóvenes talentosos como Gnabry, Kinsley Coman y James Rodriguez.

Arjen Robben suena como posible integrante de la MLS, un rumor que toma fuerza a diario y que tomará final en junio.

Por su parte, Ribéry acaba contrato a mediados de 2019 y será agente libre. Su destino podrá estar en Qatar o en Australia, dos ofertas le han llegado al francés de 36 años, quien a pesar de su edad, dice sentirse apto para competir uno o dos años más. El extremo francés quiere seguir jugando y la liga qatarí le llama la atención.

Según el rotativo ‘kicker’, de concretarse todo, Ribéry jugaría una o dos temporadas en Qatar, y luego volvería a Munich, puesto que quiere seguir viviendo ahí y seguir ligado al club bávaro en la parte administrativa.

312080cookie-checkQatar sería el posible destino de estrella del Bayern
Comentarios
Cargando...