26 C
Cúcuta
octubre 18, 2019
Fan One Sport

Templos víctimas del fútbol moderno

Camino al Wanda

Mirando fotos de un viaje que hice a Madrid en el 2017, me topé con aquellas fotos que tomé en el Vicente Calderón el 1 de febrero. Era un partido entre el Atlético de Madrid y el FC Barcelona por la Copa del Rey, cerré los ojos y empecé a recordar mi travesía rumbo a aquel estadio, pasando por el paseo de los melancólicos con sus bares llenos de hinchas del Atlético de Madrid, tomándose una buena caña antes del partido, la previa alrededor del estadio tenia alma, callejones con hinchas saltando y cantando acompañados de bengalas encendidas.

Además, recuerdo que durante la caminata alrededor y dentro del estadio se sentía la brisa del manzanares, toda esta magia que le daban estos detalles eran el inicio de un gran evento que tendría magia.

El partido empezó y mi ubicación no era el de una tribuna popular, pero se sentía como una. En ningún momento se paró de cantar, ni de chiflar cuando mencionaron a Arda Turan en la banca, y cuando la tocaba Neymar. Siempre se sintió el calor de quienes en ese momento nos veíamos como iguales.

No existió edad, origen, color de piel ni nada. Solo existía en ese estadio el amor por las líneas rojas y blancas, el amor por el Atlético de Madrid. El partido finalizó 1-2 a favor del Barcelona, a pesar de la tristeza de la derrota salí feliz por el espíritu colchonero y la magia que sentí aquella noche.

Joaquín Sabina no mintió al describir aquellas emociones en “motivos de un sentimiento”.

Nostalgia Colchonera

Bueno, este año volví a viajar a Madrid y no pude evitar que se me escurrieran un par de lágrimas al ver el Vicente Calderón en un estado avanzado de demolición. Pasé por el Wanda Metropolitano y sentí nostalgia, sabía que aquella casa era extraña para mí pero sabía que pronto se llenaría de magia, la magia de una hinchada leal.

Wembley y San Siro

Dichas emociones creo que son las que sintieron los ingleses al ver el viejo Wembly en demolición, ver como “la Catedral del fútbol”  era demolida, el techo que le colocó Queen en esa magnífica presentación en el Live Aid y los demás eventos deportivos como juegos olímpicos, Finales de Copas de Campeones de Europa, recopas de Europa, Mundial de Fútbol de 1966, Eurocopa 1996, “el escorpión” de René Higuita y demás conciertos y otros eventos deportivos que estuvieron en ese estadio ya solo quedaba en los recuerdos de los ingleses porque su estructura ya no existe.

 

Las emociones planteadas anteriormente, posiblemente sean las emociones que acompañen y abriguen por un tiempo la hinchada del Milán y del Inter al ver su antiguo San Siro o Giuseppe Meazza en escombros, mientras se levanta otro lugar para abrigarlos como hinchas.

Estos son algunos de los casos que se ven en el mundo donde el fútbol moderno con su crecimiento de hinchas y marketing lleva a destruir lugares que para algunos son mágicos, como hinchas de un equipo de fútbol considero que nuestro deber como hinchas adultos es inculcarle el amor por el club y que donde juegue el equipo de local, ese lugar es mágico porque los locales marcan su sello durante el partido como jugador 12.

Artículos Relacionados

El TAS quita un partido de suspensión a Neymar

Carlos Florez

United ofrece renovación a De Gea

Fan One Sport

Kovac critica el estado de forma de Coutinho

Luis Lorenzo
Cargando....